CARGANDO...
Envío gratuito a partir de 100 € 📦
Envíos en 24-48 horas (artículos en stock) / Recogida en tienda gratuita 📦
Desde

View more
¿Qué tienen de especial nuestros sillones para niños?
Volver al index de blog
5 Noviembre 2019
Compartir
05 Noviembre 2019

Si estás buscando un sillón para niños, en HomebyFama tenemos tres modelos diseñados especialmente para ellos: con brazo, sin brazo y balancín.

Te contamos un poco más sobre cada uno y para qué edades son más adecuados.

Aunque todos ellos están recomendados para niños a partir de un año (o dos en el caso del balancín), nuestro silloncito con brazos suele ser la elección de muchos como regalo para bebés recién nacidos. Esta recomendación de edad la hacemos porque es cuando de verdad los niños pueden empezar a disfrutarlos ellos solos, subiendo y bajando, apoyándose y demás, pero ya antes, siendo más pequeños, pueden mantenerse perfectamente gracias a la forma de su respaldo y brazos que les recoge el cuerpo adecuadamente.

Nuestro sillón infantil sin brazos está recomendado para niños a partir de un año, ya que necesitarán ser capaces de mantenerse ya erguidos para poder disfrutarlo al completo. Su forma curva en el asiento hace que se adapte al cuerpo de los niños perfectamente.

Por último, nuestro sillón balancín es el más divertido de todos. Para aquellos niños que no paran, les permitirá jugar balanceándose, tirándose hacia atrás y adelante, sin ningún peligro. Este si que está recomendado a partir de los dos años, puesto que en niños menores los pies no llegan al suelo y no pueden impulsarse correctamente.

Ahora que ya sabes un poco más sobre cada uno de ellos, te contamos las características comunes que los hacen todavía más prácticos:

  • Son desenfundables completamente para lavarse en la lavadora fácilmente (siempre a temperatura baja y con centrifugado corto).
  • Están fabricados en tela de fácil limpieza (con tratamiento Aquaclean).
  • Puedes personalizarlos con su nombre bordado en el respaldo.

Descubre todos los modelos y colores disponibles.

Cristina López